La historia de Emi Haga de 19 años se hizo viral en las redes sociales luego de entregar su trabajo en blanco al profesor. Conoce por qué sacó la nota más alta.

Examen en blanco
Examen en blanco | Fuente: Pixabay

Aunque parezca mentira, esta noticia es totalmente cierta y sucedió en Japón. Una joven estudiante de la Universidad de Mie logró la nota más alta de su clase luego de entregar su trabajo en blanco. ¡KHAAAA!

Así es. Todo sucedió luego de que un profesor pidiera a sus alumnos un ensayo sobre una visita al Museo Ninja y de pasó mencionó que valoraría el trabajo más creativo del salón.

La joven Eimi Haga, de 19 años, tras visitar el lugar, recordó una técnica ancestral y preparó una tinta invisible a base de semillas de soja, el mismo que utilizaban los ninjas para poder escribir y enviar mensajes ocultos.

Más en Studio92: Los hombres con barba son los mejores novios, esposos y amantes

Este tiene por nombre 'aburidashi' y consiste en leer todo lo escrito con tinta invisible aplicando un poco de calor sobre la hoja. Esto hace que se empiece a notar el texto escrito con un pincel especial. 

 

 

Cuando la joven estudiante entrego el trabajo, le dejó una pequeña nota que decía: 'Calentar el papel'. Al principio sintió miedo de que el profesor no siguiera las recomendaciones y terminará aplicándole una mala nota. 

Pero al final no fue así. Yuji  Yamada, el profesor aseguró que quedó sorprendió con la creatividad de la joven estudiante y reveló que le puso la más alta calificación por la originalidad.

"No dudé en darle al trabajo la máxima puntuación, aunque no lo leí hasta el final porque pensé en no calentar algunas partes por si los medios se interesaban por él", dijo el docente.