Un artista israelí, Sigalit Landauvestido, decidió hundir un vestido de color negro en el Mar Muerto con toda la intensión del mundo en el 2014 y hace poco se sacó una muestra para ver lo que le había ocurrido.

El proyecto dio como resultado una serie de ocho fotos llamada “Novia Salada” y fue inspirado por la obra de S. Ansky de 1916 llamdaa Dybbuk.

La obra es sobre una joven mujer Hasidic que es poseída por el espíritu de su amante muerto, el vestido de sal de Landau es una réplica del que uso en la dramática producción de 1920.

Landau chequeó el vestido negro varias veces en intervalos de tres meses para poder capturar el gradual proceso de la cristalización de la sal que se puede ver en las imágenes y para que nadie se pierda este increíble experimento se exhibirán en el London’s Marlborough Contemporary donde estarán expuestas.