Waleed Abdullah, portero de Shabab, equipo de Arabia Saudita, tuvo que ser sometido a mitad del partido a un improvisado corte de cabello por parte de dos árbitros, para posteriormente seguir con el juego con normalidad.

Waleed Abdullah, portero de Shabab, equipo de Arabia Saudita, tuvo que ser sometido a mitad del partido a un improvisado corte de cabello por parte de dos árbitros, para posteriormente seguir con el juego con normalidad.

A los árbitros de Arabia Saudita se les permite fungir como peluqueros, de hecho es dictaminado por la Federación de Fútbol de Arabia Saudita, pero no es a cualquiera, sino a todos los jugadores que tengan un corte demasiado extravagante o que luzcan diseño con letras.

La decisión de la Federación Árabe es debido al wahabismo, una ley islámica bastante rigurosa que decreta que los cortes extravagantes van en contra de la pureza de la religión islámica. “Este fenómeno es contrario al islam y a las tradiciones del reino”, aparecieron en los comunicados de prensa locales.