El intento fallido por parte de Rusia de lanzar un satélite al espacio tiene consecuencias muy graves, los restos caerán a la tierra este 6 de enero.

Restos del satélite ruso impactarán contra la tierra este 6 de enero
Restos del satélite ruso impactarán contra la tierra este 6 de enero | Fuente: Difusión

El cohete lanzado el 27 de diciembre de 2021 debía alcanzar una altura de 35.000 kilómetros, pero el motor presentó algunas fallas y sol pudo alcanzar tan solo 250 km dentro de la órbita terrestre, lo que ocasionará que algunos restos se incendien cuando choquen con la atmósfera de la tierra. Se espera que varios de los pedazos caigan en el océano Pacífico, aunque esto todavía no es seguro.

Restos del satélite ruso impactarán contra la tierra este 6 de enero
Restos del satélite ruso impactarán contra la tierra este 6 de enero | Fuente: Difusión

Los expertos militares rusos dicen que el problema se dio luego de que el cohete Angara A-5 estuviese en el aire, pues su despegue había sido todo un éxito, estando en órbita fue cuando el propulsor Persie comenzó a enviar fallas.

Misión de espionaje militar


Desde el puerto espacial de Plastek, ubicado a unos 800 km de Moscú, se lanzó el cohete de transporte pesado Angara A-5, el cual llevaba un satélite espía, muy importante para las misiones militares que tiene pensadas llevar a cabo Rusia. Este lanzamiento era una prueba para los próximos pasos a dar en cuanto a la tecnología de investigación y armas que se tienen planeadas poner en órbita los próximos años.
Los científicos europeos han dicho que efectivamente el despegue ocurrió sin novedad alguna, fue cuando llevaba 12 minutos volando cuando se presentó la primera falla en la parte superior de Persei, lo que quiere decir que el satélite simulado no alcanzó la órbita objetiva.

¿Dónde caerán los pedazos del satélite ruso?


La Agencia Espacial Rusa se ha negado a emitir un comunicado sobre el incidente, sin embargo, expertos independientes han dicho que aproximadamente unos 20 toneladas están volando alrededor del planeta y lo que se desea es que caigan en el Océano Pacífico.